miércoles, 1 de octubre de 2014

Qué gran historia la de este cómic y cómo disfruté realizándolo.
Solo espero que eso que viví, sea lo mismo que experimentéis cuando lo leais.
 Pues si, aquella tarde de trabajo, aquel programa de radio emitiéndose en aquel momento, el doctor Jose Luis Cardero al aparato (http://www.joseluiscardero.com/)... todo ello dió mucho de si, ya lo creo.

 Una historia, la de la Hermandad de los Perros Negros o Perros de Dios, un grupo de carniceros que en 1347, en plena sacudida de la gran pandemia, la Peste negra; dejaron en la historia de aquellos núcleos de población su huella sangrienta. Estrasburgo fué testigo de sus macabras acciones, lugares próximos a la cordillera de los Vosgos, donde los pueblos y aldeas tomados por sus bosques, salpicaban con sus mitos, leyendas y creencias a dicho grupo, concediéndoles una aureola de sobrenatural y fantástico. 
 Todos estos hechos fueron reales, como así atestigua Jose Luis (Doctor en Antropología por la Universidad Complutense de Madrid) de acuerdo a manuscritos existentes de la época.
 Los hechos quedaron ahí, en una época de muerte, de confusión, de creencias, de miedo... y por supuesto de rumores, como aquel que hizo correr un encapuchado y que de alguna forma justificaba las decapitaciones que la Hermandad llevaba a cabo sobre los cuerpos sin vida de los infectados... y sobre los no infectados.

  El paso de los siglos hizo el resto. El olvido acabó engullendo unos hechos, reales, macabros... pero dotados de un significado.
¿Qué fué la Peste?, ¿cual fué su objetivo?, ¿y la Hermandad de los Perros de Dios?, ¿cuales fueron sus cometidos?...
 Quizá hemos aceptado con demasiada celeridad las respuestas fáciles de la ciencia, la religión y los poderes políticos... si, los de siempre. Nos lo creemos todo, a pie juntillas, sin dudar.
 Sólo el espíritu curioso del hombre, ese espíritu de investigación permanente, puede llevarnos a conocer aquello que nos ocultan.
 Este cómic bien pudiera ser una plasmación de ese espíritu del que hablo sobre unos acontecimientos pasados mucho mas importantes de lo que siempre nos han contado.
Una nueva visión, por supuesto subjetiva, ¿te atreves a crear tu propia visión?, en el fondo, si sale de vuestro interior, no habrá duda de que es una opinión verdadera.

Un cómic al que he buscado darle un toque de originalidad, digno de esta historia. Está relizado sobre cartón compacto gris, y con una paleta de color muy reducida (rojo, amarillo, blanco y negro). Un toque distinto, acorde quizá con el ambiente lúgubre de sus diseños y narración.
 Gracias a todos aquellos que me apoyaron en la relización de este trabajo, gracias Jose Luis por tu ayuda desinteresada. Espero que lo disfruteis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario